Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

La liberación de los libros

Un amigo me ha hablado de un nuevo y silencioso movimiento revolucionario: El dedicado a la liberación de libros. Un grupo liderado por una logia secreta que convoca periódicamente acciones terroristas a través de las redes sociales y otras zarandajas modernas.

Como todos estos avanzados tienen ideas magníficas. Se erigen en portavoces de los oprimidos, de los sin voz. Sus argumentos son aplastantes. El libro es un ser que vive encerrado, a merced de la voluntad de sus amos, entre maderas y vitrinas, en condiciones deplorables, muchas veces sus páginas no están intactas, están llenas de heridas producidas durante la lectura por sus dueños. Saben que han sido usados y es poco probable que lo sean de nuevo. Otros ni siquiera han sido abiertos. Los mantienen cerrados, no han podido dar a conocer sus mensajes y sufren hinchados, se les pegan las páginas, las tintas se endurecen y las esquinas de los lomos se les comban de forma dolorosa.

Los libros tienen necesidad de autoafirmarse, de r…

La temperatura de la sangre de los reptiles

Tengo un pequeño compañero en casa. Un diminuto dragón se pasea por los cielos de los baños y las losas de la cocina. Cuando lo cazas a cielo descubierto se queda inmóvil en una esquina, casi en el aire o sale huyendo despavorido si pasa rozando los suelos. Quizás son dos diferentes animales, uno con sangre fría para hacerse el disimulado y otro al que le bulle la hemoglobina a temperatura de mamífero o de humano.

Voy a buscar  a un herpetólogo experto en reptiles y culebrillas para preguntarle cómo es posible que esos animales sean capaces de permanecer hieráticos y a la vez exhalar fuego destructivo en el momento más inesperado. A cuál de los dos debo tener más miedo, al que me mira de forma gélida a través de su membrana pupilar perpendicular o al que me esquiva corriendo, esperando una mejor ocasión para atacar.

Igual son el mismo que actúa diferente dependiendo de su perspectiva, del horario o del día. Probablemente son tan desconcertantes y volubles como las personas que prome…

A vueltas con la "re"

No sé que me pasa pero todas las palabras que empiezan con "re-" me incomodan. Me disgustan , siempre les veo connotaciones negativas.

1.Prefijo. Significa ‘repetición’. Reconstruir.
2.Prefijo. Significa ‘movimiento hacia atrás’. Refluir.
3.Prefijo. Denota ‘intensificación’. Recargar.
4.Prefijo. Indica ‘oposición’ o ‘resistencia’. Rechazar. Repugnar. Significa ‘negación’ o ‘inversión del significado simple’. Reprobar. Con adjetivos o adverbios, puede reforzarse el valor de intensificación añadiendo a re- las sílabas –te- o –quete. Retebueno. Requetebién.
El hecho de que, implícitamente, esas palabras indiquen repetición me resulta desagradable. Significa que a la primera no salió bien la acción, que hay que insistir, rehacer.  He estado pensando en alguna palabra de efectos positivos pero sólo me salen algunas algo cursis. De esas que parecen pronunciadas con tono pijo durante una conversación de cafetería.

En cambio, verbos con matices negativos me salen a montones: reoperar, …