Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Desde el fondo de la celda

Este salto al mundo virtual inducido por Benigno me está empezando a resultar agobiante. Me salen fans, admiradoras, acosadores y, sobre todo, demasiados preguntones.

Mi dirección de e-mail es fácil. Sólo hay que buscar varias combinaciones de mi nombre y en pocos intentos ya me han contactado. Uno de los escritos más curiosos me llega de un individuo, sin duda, atormentado. Me pide que le dé interpretación a un sueño que le tiene acuciado. Nunca sueña (reconoce), hace años que no tiene tratos adecuados con Morfeo. En realidad duerme poco, se suele despertar sobresaltado a las cinco cada día. Yo creo que tiene problemas con la coordinación de su sistema reticular, pero a ver quién le explica eso a cualquier lego en la materia y con poca capacidad de estudiar.

Sueña con una casa, más bien con un castillo, pero es una casa moderna con muchas habitaciones, algunas de ellas lóbregas. Está en una gran sala, desnudo, sin ropa (recalca él esta redundancia). Al parecer se ha quitado voluntar…

La lluvia antes de caer - Jonathan Coe

Esta lectura es un encargo. Alguien encontró gran belleza en esta historia. Una mujer muere, nada extraordinario, antes de su muerte deja su vida grabada. Resulta interesante ese tempo narrativo. La acción transcurre en unas pocas tardes, contiene la descripción grabada de unas instantáneas que al mismo tiempo representan toda una vida. De forma increíble, todo ello cabe en menos de doscientas cincuenta páginas. Gran mérito el de este escritor al conseguirlo. Extraordinaria habilidad para engancharnos, como si fuera una novela policíaca, a un relato en el que cabe una vida... Perdón, muchas vidas que intentan cogerse en círculo de las manos buscando un sentido que no acaba de encontrarse porque al final la vida sigue inalterable.

Es una historia de mujeres escrita por un hombre pero como si la contaran ellas. Parecería difícil que un hombre captara y transmitiera eso de forma adecuada, pero a mí no me sorprende, a los hombres nos impresiona mucho más la sensibilidad de las mujeres …