Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

El postcatolicismo y la injusticia comparada

Decía Gilbert Keith Chesterton que: "Lo malo de que los hombres hayan dejado de creer en Dios no es que ya no crean en nada, sino que están dispuestos a creer en todo."

Y yo añado que como hemos olvidado lo que es un profeta y un mesías, nos creemos que tiene razón todo lo que opina cualquiera, sobre todo de temas "sensibles" y por eso no sabemos como identificar a los demagogos y mesiánicos y no conocemos lo que es una auténtica (y falsa) prédica.

¿Y esto a qué viene? Simplemente a que estoy sobrecogido por todas las preciosas palabras y estupendísimas opiniones de gentes conocidas y desconocidas que predican con brío sobre las desgracias ajenas y la culpa grandísima de nuestra sociedad moderna (por supuesto los más culpables son los americanos, los alemanes y bastante menos los franceses) y que lo hacen tranquilamente sentados frente a un ordenador (como estoy haciendo yo mismo ahora), perfectamente desayunados, con la calle tranquila y un fiel cánido al lado. C…

Lecturas veraniegas. De este a oeste por la península

Todo Agosto y ni una palabra escrita. Y es que la canícula te hace perezoso, este año no me he encerrado en ropa interior como otros y he dado unas cuantas vueltas arriba y abajo de la península, pero siempre con un libro en la mano. Bueno, a veces era un libro y otras veces uno de esos artilugios electrónicos de lectura que, os aseguro que no me gustan nada, pero son muy prácticos. Te llevas veinte libros y escoges el que crees más necesario. Eso tiene el inconveniente de que no lees siempre lo que hubieras deseado.

Este año me han caido cuatro, alguno de ellos destacado. Os paso unas breves notas sobre ellos y si me apetece escribiré más detallado:

"Claus y Lucas" de Agota Kristof es sin duda el mejor desde el punto de vista literario que no anímico. En pocas palabras, es un auténtico cañonazo. Un relato de supervivencia, de adaptación desde el punto de vista infantil, de desarraigo en la juventud y de decepción en la adulta. La autora utiliza las palabras como una navaja,…