Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

Pecados y virtudes (IV): Ira y paciencia

La ira, el odio, el enfado se han transformado mucho en los últimos años, especialmente en el modo de manifestarlos. Son numerosos los airados que ocultan su cólera en persona de forma hipócrita pero la muestran en cuanto no son observados. Muchos son individuos aparentemente tranquilos y simpáticos que escupen culebras y víboras por ejemplo en las redes sociales. ¿Os habéis fijado la de gente que las utiliza para quejarse? Muchas veces esa queja se origina en supuestas noticias, a menudo en difamación infame.

Las ofensas ya no se resuelven en duelos, como mucho se acude a los tribunales (algo es algo), habitualmente los enemigos nunca son declarados y casi siempre se espera la ocasión para la fría venganza y si es posible sin dar la cara, se tira la piedra y se esconde la mano. Se ofende a distancia, por teléfono o "whatsapp". Las guerras ya no se hacen cara a cara, se mandan bombas "inteligentes" desde la distancia o se usan bombas "imbéciles" (humana…

El poder de las tinieblas - John Connolly

El incorporar elementos fantásticos o fantasmagóricos a la novela negra no es nuevo. Así sin pensar mucho me viene a la cabeza la obra Fred Vargas (excelente, por cierto). Añadirlos sin que parezca un pastiche sin que la novela pierda un ápice de consistencia sí que es difícil. Algunos burdos intentos como los de Dolores Redondo lo demuestran a las claras.

John Connolly lo hace y lo consigue y su inclusión no parece inoportuna o innecesaria, aunque tampoco imprescindible. Son pequeñas gotas de condimento que exaltan los sabores del guiso, no su ingrediente principal. Si sustraemos esa parte de la historia ésta sigue siendo excelente pero mejora con el aderezo de las especias. Ya había leído a Connolly y conocía a Charlie Parker (Bird) de su primera entrega: "Todo lo que muere". Reconozco que en mi primer contacto me pareció una falta de respeto para el saxofonista usar su nombre y apodo, y que no acabé de encontrarla redonda, ahora ya se me ha pasado ese disgust…

Anatomía de la memoria - Eduardo Ruiz Sosa

Este libro me ha tenido descolocado, incluso un poco trastornado durante las últimas semanas. No ha sido fácil leerlo, he dado muchos pasos hacia adelante y luego vuelto atrás. He sufrido un síndrome confusional agudo con algunos nombres. Con frecuencia perdía el hilo de la historia, olvidaba la trama. Si esa era la intención del autor: Lo ha conseguido. Más que describir los órganos de la memoria ha conseguido activar las áreas del olvido en mi encéfalo.

Pese a todo, al acabarlo, me he sentido satisfecho. Ha sido un tiempo bien empleado, he aprendido, he recordado y, por supuesto, también he olvidado. Por eso mismo no tengo claro un veredicto sobre el libro, no sé decir si es bueno o malo, sólo que me ha interesado.

Lo de que está estructurado como un tratado de Anatomía evidentemente es una burda broma o una ignorancia. Faltan partes del cuerpo solo hay estructura y no aparecen en ningún sitio sus cavidades y mucho menos sus cubiertas. Le falta el orden casi perfecto de nombres …

Pecados y virtudes (III): Lujuria y Castidad

"Hasta ahora se ha dicho del amor sólo una verdad inconclusa, a saber, que es "el gran misterio"; todo lo demás que se ha dicho y escrito sobre el amor no es una solución sino sólo una formulación de problemas que quedan sin resolver. La explicación que podría aplicarse a un caso no es aplicable a una docena de otros; más valdría, a mi modo de ver, explicar cada caso por separado sin meterse en generalizaciones. Cada caso específico, como dicen los médicos, debe ser individualizado. "

"Comprendí que cuando se ama y se reflexiona sobre ese amor se debe comenzar por lo que es más alto, por lo que es más importante que la felicidad o la desdicha, que el pecado o la virtud en su sentido habitual, o bien no reflexionar en absoluto."

Anton Chejov: "Sobre el amor"
El sexo está sobrevalorado. La comercialización asociada a la fornicación (más allá de la prostitución) ha desvirtuado casi totalmente ese placer íntimo. Insisto en lo de íntimo por…