Ir al contenido principal

Carta de un gruñón a un cómico

Muchacho en que lio te has metido con tu carta a un conocido escritor y rezongón. Y es que nunca mejor dicho lo de “zapatero a tus zapatos” y lo tuyo es lo cómico y no la fina crítica o la ironía que son cosas muy diferentes. Pero parece que nadie te ha avisado y tú piensas que sátira es lo mismo que burla o sarcasmo y te metes en camisas de once varas. Pero claro, tú simplemente haces lo mismo que el susodicho escritor, escribes una columna en un periódico para ganarte unas “perras” y eso resulta muy honorable, pero hay que tener cuidado porque puedes recibir de tu propia medicina.

Pero claro, meterse con él mola, es “cool” que dicen hoy en día algunos aquejados de falta de desarrollo cortical (sarcasmo ofensivo), porque el escritor es un hombre, para más señas (creo) heterosexual, académico, con poco pelo, un poco (o bastante) pedante, cierto éxito (envidiable), aparentemente retrógrado (no me atrevería a calificarlo de derechas) y, por supuesto, del Madrid. Así que es un hombre marcado por los posmodernos y se le puede criticar incluso sin leer lo que ha escrito o dicho, solo con el titular o de oídas.

Así que tú, viéndolo claro, al descubrir que este señor toca todos los iconos sobre los que muchos basan su ideología hoy en día, no has podido resistirte cuando ha opinado (porque sólo ha hecho eso) sobre Gloria Fuertes, poeta que entre otras cosas fue mujer, lesbiana y pobre, indicando que le “resulta imposible suscribir el mandato de que era una gran poeta”. ¿Cómo se le ocurre tamaña ofensa?

Entonces, tú, como careces de argumentos culturales, literarios u opinativos, decides atacar por el flanco y te haces el simpático recomendándole “un abrazo” y (lo peor) ofreciéndote a dárselo pagando él las copas (actitud poco educada en mi humilde opinión).

Ante esa opción tuya se me ocurren varias interpretaciones y comentarios, siempre desde el “buen rollito” y el “colegueo” que podemos tener entre los cachondos redomados como resulta ser mi caso y creo que también el tuyo.

En primer lugar, un comentario ¿Tú crees que a este buen señor le gusta ser conocido por ser un gruñón (entrañable, pero gruñón) y por eso suele ser crítico en sus apreciaciones? A todos nos encantaría ser populares y muy queridos (tú incluido) pero no siempre es posible. En la vida cuando se opina sinceramente se pierde popularidad. Suele pasar como a los maestros, los más populares no suelen ser los que más suspenden, aunque lo hagan de forma justa y cumplan escrupulosamente con su trabajo. A veces hay que dejar pasar el tiempo para, con perspectiva, juzgar a alguien.

Ahora vamos con las interpretaciones. Simplemente si cambiáramos el nombre y el género (pongo género porque sé que eres de los que les gusta mucho esa etiqueta) de la persona a la que diriges tu artículo. Pongamos por ejemplo que lo sustituyes por Elvira Lindo o Rosa Montero, dos opinadoras que a veces también pueden ser un poco cascarrabias. Menudo lío se hubiera montado, que si machista, que ¿cómo te atreves?, ¿les estás llamando “mal folladas”? No quiero ni imaginármelo, pero es probable que él, en su estado permanente de ogro gruñón, haya interpretado como ese el sentido que adquieren tus primeras frases, condescendientes con el criticado y dando a entender eso, que el hombre es poco querido y por ende poco o “mal follao”. Ya sé que esta es una interpretación maliciosa, pero no me negarás que cachonda y ocurrente, que tú estabas más por el tema zen y todo eso de lo bien que hace un abrazo, esa corriente de energía y bienestar tranquilizador que transmite y blablablá.

Vamos con otra interpretación, en este caso nada políticamente correcta, pero estamos de buen rollo y nos lo podemos decir todo y por eso me “vengo parriba”. Desconozco tu inclinación sexual (y no me importa), pero ¿No le estarás tirando los tejos? Al fin y al cabo, es un madurito de buen ver y quizás anda todavía perdido buscando su placer carnal y ¿por qué no ponerlo “mirando pa Cuenca” o “pa Albacete” (que al fin y al cabo tu eres de allí)? Porque con todo eso del abrazo y quedar para “merienda cena” (pagando él, claro) parece una excusa para quedar y vete a saber que más. Si esta no es tu opción sexual, nuevamente te recomiendo que cambies el nombre de la persona por el de una mujer y el sentido podría ser el mismo. Vamos, otra vez al “paredón” arrastrado por el mismo coro vociferante que ha aplaudido tu escrito.

Finalmente (otra fina ironía, sarcástica y retrógrada), tienes suerte de que vivimos en el siglo XXI, en otra época, tus comentarios mal interpretados podrían haber sido objeto de reto a duelo con padrinos incluidos, probablemente con mal resultado para tu cuerpo, o simplemente de la recepción de “dos vulgares hostias”. Es que, ya sabes, la gente gruñona, cuando siente ofendido su honor malinterpretando palabras cariñosas, a veces se pone violenta. Son cosas de las hormonas ¿Sabes?

Por suerte, este caballero, como es “pijo”, académico y educado no se dignará ni a mirarte, probablemente ni en contestarte y, mucho menos en tocarte, aunque sólo sea para ese abrazo.

Bueno, no te doy más la matraca, sólo es que andaba yo aburrido y he pensado que como nadie me paga para escribir, puedo redactar lo que me dé la gana y como me considero (¡esa soberbia!) ocurrente y simpático y, en realidad, te tengo envidia porque me gustaría tener (como tú) una multitud de seguidores que me rían las gracias y me den palmaditas en la espalda y quizás algo más (es que tengo una imaginación desbocada), pues me he puesto a escribir esto sin ningún propósito u objetivo (diríase) que hacer un poco de broma y reírnos un rato (imaginario codazo suave en la cintura de colegas).

Igual lo que me pasa es que como el escritor, soy un puñetero (entrañable) cascarrabias, y me jode cuando alguno de mis congéneres es tomado como cabeza de turco. Seguramente tienes razón y necesito un buen abrazo, con mucho cariño y unas copas… pagas tú por supuesto que creo tienes mejor sueldo.

Me despido con un cariñoso Fernando Fernán Gómez (otro sarcasmo con mala leche. Mucha).


PD: A mí no me gusta especialmente ese señor como escritor, no lo defiendo como adepto sino como colega refunfuñón perteneciente, como yo, al gremio internacional de cascarrabias.

Benigno F. en colaboración con Eutiquio Sobrado

Comentarios

Entradas populares de este blog

Literatura y Escribir libros (Sobre los Premios)

Esta semana le han dado un premio de literatura a un cantante y muchos han puesto el grito en el cielo. Dicen que no es escritor, que no ha escrito libros. He estado pensando durante toda la semana si ese premio era merecido o no, a mí me parecía que sí y mucho, pero no hay que ser cerril y cuando muchos discrepan conviene escuchar sus argumentos y razonar. Así que lo primero que he hecho es buscar la definición de "literatura" (de eso va el premio) en el Dicccionario de la RAE y resulta ser la siguiente: literatura nombre femenino Arte de la expresión escrita o hablada. "la lírica, la narrativa y el teatro forman parte de la literatura; en literatura regía la estética del lujo y el poder"  Teoría de la composición de las obras escritas en prosa o verso."un profesor de literatura; estudiar literatura"  Conjunto de las obras escritas en prosa o verso de un determinado género, época o lugar."literatura del Siglo de Oro; literatura caribeña; literatura fa…

Criticar, Opinar y Juzgar

crítico, ca.
(Dellat.critĭcus, y este delgr. κριτικός). 1.adj. Perteneciente o relativo a la crítica. 2.adj. Perteneciente o relativo a la crisis. 3.adj. Se dice del estado, momento, punto, etc., en que esta se produce. 4.adj. Dicho del tiempo, de un punto, de una ocasión, etc.: Más oportunos, o que deben aprovecharse o atenderse. 5.adj.Fís. Se dice de las condiciones a partir de las cuales se inicia una reacción nuclear en cadena. 6.m. yf. Persona que ejerce la crítica. 7.m. y f.coloq. Persona que habla culto, con afectación. 8.f. Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. 9.f. Conjunto de los juicios públicos sobre una obra, un concierto, un espectáculo, etc. 10.f. Conjunto de las personas que, con una misma especialización, ejercen la crítica en los medios de difusión. Al estreno de esa comedia no asistió la crítica 11.f.murmuración. 12.f.censura (‖ reprobación). Los crít…

En el corazón del corazón del país - William H. Gass

Lo tenía apuntado en una lista de "imprescindibles". Ni me acordaba de donde había sacado la recomendación en el momento de ver la portada y comprármelo. Posteriormente he confirmado que venía del blog "Un libro al día" que lo ponía por las nubes, en mi opinión de forma bastante acertada.

Se trata de una recopilación de cinco relatos de este veterano escritor (Nacido en 1924) con textos escritos en los años 50 y 60 del siglo pasado. Como toda recopilación es asimétrica en cuanto a su magisterio y extensión, pero todos tienen algo por lo que ser recordados. Esto es literatura de verdad, sin complacencia, sin buscar amigos, admiradores o dinero. Ni siquiera poniéndoselo fácil al lector, requiere esfuerzo, lápiz y papel, e inteligencia (¿por qué no?). En los relatos predominan las sensaciones sobre las historias y los personajes, de hecho éstas son simples excusas y aquellos meros vehículos para palabras, situaciones y pensamientos. Imposible para todos aquellos que …